Dermocosmética

Diferencias entre la piel seca y la piel deshidratada ¡Descúbrelas!

Muchos pensamos que la piel seca y la piel deshidratada son lo mismo, y aunque ambas comparten muchas semejanzas para nuestra vista, la realidad es que no. Ni son lo mismo ni se tratan con los mismos productos.

A continuación te mostramos qué es la piel seca y la piel deshidratada, para que puedas identificarlas y tratarlas específicamente.

Nuestra piel en estado normal forma una barrera ante la entrada de patógenos y frente a la salida del agua natural de la piel. Cuando esta barrera sufre una bajada del nivel de sus componentes grasos la barrera lipídica se rompe y hace que nuestra piel sea más propensa a la pérdida de agua, produciendo así una mayor tendencia a la deshidratación.

Esta alteración de la barrera lipídica conlleva a que nuestra piel nos dé una sensación de aspereza, descamación y picor. Visualmente se caracteriza por ser pálida y agrietada. Además todo esto conlleva a la pérdida de la llegada de oxígeno a nuestras células lo cual es necesario para la producción de la elastina y colágeno que, como sabemos, son esenciales para la elasticidad de nuestra piel. Así una piel seca será también más tendente a presentar irregularidades y arrugas que una piel que conserve su barrera lipídica correctamente.

Este tipo de piel es más sensible, y como consecuencia puede llegar a producir patologías derivadas de la alteración de la barrera como pueden ser la atopía o psoriasis.

Podemos decir entonces que la piel seca es un tipo de piel que podrá ser de tipo genético, o bien adquirida por factores externos (como ocurre con el frío), consecuencia de enfermedades o de tratamientos médicos.

Qué es la piel deshidratada

La piel deshidratada se caracteriza por una pérdida de agua que puede dar lugar a la aparición de síntomas similares a los de la piel seca como son el picor, escozor y tensor.

La piel deshidratada suele presentar a la vista una apariencia apagada, sin brillo natural de la piel, o como decimos en cosmética sin luz.

La piel deshidratada será entonces un estado transitorio de nuestra piel que podrán sufrir todos los tipos de pieles, ya sean pieles secas, grasas o mixtas.

¿Se trata igual la piel seca y la piel deshidratada?

Aunque existan tratamientos complementarios, existen productos específicos para cada tipo de piel. Te explicamos por qué debes elegir una crema que beneficie a tu tipo de piel.

Si tienes dudas sobre si tu piel es seca o deshidratada, puedes contactar con nosotros para ayudarte a identificar este problema de piel.

Cremas para pieles deshidratadas

Una piel seca tiene requerimientos de hidratación como ocurre en el caso de una piel deshidratada. Para esto solemos recurrir a cremas con base de agua, que produzcan una hidratación inmediata de nuestra piel gracias al aporte de agua directamente sobre nuestra piel. Encontramos un claro ejemplo en cremas como:

Últimamente se ha comenzado a usar las aguas termales, cuya composición es casi al 100% de agua, por su capacidad hidratante y calmante gracias a los minerales que solemos encontrar en sus componentes, como pasa con las Aguas Termales de Avène.

Cremas para pieles secas

Para las pieles secas, además de la hidratación, buscamos nutrir. Mediante la nutrición reequilibraremos la barrera lipídica de nuestra piel y eso lo obtendremos gracias al aporte de componentes grasos que relipidicen nuestra piel. Ejemplos de este tipo de cremas son por ejemplo:

Por otra parte, para la zona facial existen cremas específicas para esta zona, como es la crema de noche de Martiderm Gf Vital-Age.

Esperamos que este post te haya ayudado a comprender las diferencias entre la piel seca y la piel deshidratada, así como los productos que recomendamos para tratar cada caso. Si necesitas indicaciones sobre alguno de los productos o quieres que analicemos tu caso puedes ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

Este es el primer post de Farmacia del Sagrario, te recomendamos que revises nuestro blog para conocer nuestros servicios, productos y noticias relevantes para tu salud.

Artículos relacionados