Fitoterapia

Qué es la fitoterapia y cuáles son sus beneficios ¡Toma nota!

Qué es la fitoterapia

Antes de explicar qué es la fitoterapia, vamos a introducir un poco de historia sobre ella. Desde tiempos inmemoriales el ser humano se ha interesado por el uso de las plantas, tanto desde el punto de vista de la alimentación como su uso como medicamentos para curar enfermedades; por tanto la fitoterapia (uso de plantas con fines medicinales) es tan antigua como el mundo.

Historia de la fitoterapia

Hasta el siglo XVIII el conocimiento de las plantas era más bien empírico, es decir, se basaba en el conocimiento obtenido de la experiencia. Así pues, obras como la de Dioscórides fueron muy importantes para la transmisión siglo tras siglo de estos conocimientos basados en la experiencia.

Con el paso de los años, los avances en el conocimiento científico, médico y la evolución de la tecnología condujeron al abandono progresivo del empirismo y hacia un uso de las plantas medicinales basado en criterios farmacológicos.

Se pudo demostrar la actividad de distintos constituyentes de las plantas (los principios activos) y obtener formas de administración encaminadas a facilitar su aplicación y obtener una mayor eficacia.

El paso a fitoterapia científica

Fue en el siglo XIX cuando se aislaron una serie de principios activos que dieron origen a nuevos medicamentos que contribuyeron de forma importante a mejorar la esperanza y la calidad de vida; valgan como ejemplos:

  1. La morfina, aislada de la adormidera en 1817.
  2. La codeína en 1832.
  3. La quinina (antipalúdico) del árbol de la quina en 1820.
  4. El ácido salicílico de la corteza del sauce en 1838.
  5. La digitalina (cardiotónico) de la digital en 1869.

Pero con la intención de obtener medicamentos más eficaces, el uso de las plantas cayó poco a poco en desuso.

Es a partir del siglo XX cuando se retoma, de nuevo, el interés por su uso gracias al avance de los conocimientos científicos que nos permiten conocer cómo funciona la planta globalmente y comprobar la sinergia y potenciación de los distintos componentes al hacer un uso integral de la planta.

Además el uso de las plantas se basa en datos obtenidos del conocimiento farmacológico y se implanta un enfoque clínico que confirma algunas propiedades derivadas de la tradición.

Entonces, ¿qué es la fitoterapia?

La fitoterapia es la ciencia que estudia la utilización de las plantas medicinales, tanto para prevenir, atenuar o tratar un estado patológico.

En 1986 el Ministerio de Sanidad reconoció oficialmente la fitoterapia como medicina por derecho propio, otorgándole la categoría de medicamento a determinadas plantas. Esta decisión se tomó no solo a causa de su uso tradicional, sino también sobre la base de numerosos trabajos científicos.

La OMS, en su plan estratégico 2014-2023, recalca la importancia de fomentar e incluir en los sistemas sanitarios de los países miembros el uso de medicamentos naturales.

Beneficios de la fitoterapia

Tienen la ventaja de ofrecer, en general, una buena eficacia terapéutica, con una baja incidencia de efectos adversos. Siendo su principal campo de acción las afecciones leves y moderadas, y son útiles por tanto en la terapia de la mayor parte de las patologías habituales en asistencia primaria.

El uso racional de los preparados fitoterápicos puede constituir una herramienta terapéutica muy válida en la asistencia sanitaria. Pero ¡ojo! no hay que olvidar la opinión generalizada de que los productos a base de plantas son inocuos por ser productos “naturales”; pues bien en este sentido hay que recordar que la naturaleza está llena de venenos que también son “naturales” como pueden ser las toxinas de las setas venenosas, el cianuro o la cicuta, etc.

Por ello siempre hay que consultar sobre el correcto uso de las mismas para conocer tanto su acción farmacológica, como las posibles interacciones, contraindicaciones y efectos adversos a que pudieran dar lugar.

La fitoterapia en España

España tiene un consumo de plantas medicinales, a través de la Farmacia, mucho menor que el resto de Europa, quizás por ser los herbolarios los lugares a los que se acude en primer lugar cuando se buscan este tipo de preparados.

Las plantas medicinales o preparados fitoterapéuticos los podemos encontrar de diversas maneras:

1. Como Medicamentos de plantas medicinales.

Se preparan exclusivamente con sustancias vegetales, preparados vegetales o combinaciones de estos extraídos de las distintas plantas utilizadas y, se presenten con indicaciones terapéuticas definidas, con composición y finalidad específica. La calidad, seguridad y eficacia de los medicamentos a base de plantas medicinales se evalúa según las especificaciones descritas en la Farmacopea, cumpliendo por tanto con los mismos requisitos que cumplen los medicamentos tradicionales.

2. Otros preparados a base de plantas medicinales:

2.1. Complementos alimenticios:

No tienen consideración de medicamentos y están sometidos a una normativa propia del ámbito alimentario y pueden incluir, en su caso, declaraciones de propiedades saludables en los términos establecidos en el Reglamento 1924/2006.

2.2. Productos sanitarios:

También existen preparados fitoterápicos encuadrados en las distintas categorías (clases I, IIa, IIb y III) de productos sanitarios que pueden tener indicaciones de prevención, control, tratamiento o alivio de una enfermedad.

Finalmente siempre es recomendable adquirir estos tratamientos, a base de plantas medicinales, de fabricantes que cumplan con las normativas legales vigentes con el fin de evitar posibles adulteraciones, así como acciones imprevistas.

Por todo lo anterior, a partir de ahora podéis seguirnos en nuestro blog basado en el uso de las plantas medicinales para las situaciones más habituales que nos podemos encontrar y donde la fitoterapia puede sernos de gran ayuda.

Artículos relacionados