Nutrición

Dieta restrictiva: ¿Cuáles son sus efectos? ¡Te lo explicamos!

Efectos de las dietas restrictivas

Vivimos envueltos en una sociedad donde la preocupación por lo físico, la pérdida rápida de peso, la estética… gana protagonismo, y deja en segundo plano a la salud y a las consecuencias negativas que conllevan a hacer cualquier cosa para perder peso y sentirnos bien físicamente.

Siempre decimos estoy a “dieta” y este es un concepto que debemos eliminar de nuestra mente y tratar que esta palabra suponga un cambio de hábito para todos y no seguir un simple papel o basar nuestra alimentación en productos como complementos alimenticios o suplementos, diuréticos o quema grasas.

Nuestra nutricionista Marta Cordón nos hablará en este artículo sobre los efectos de las dietas restrictivas ¿Qué provocan? ¿Cuál es la alternativa? ¡Sigue leyendo!

Dietas restrictivas ¿sí o no?

Sabemos que existen muchos tipos de dietas: estrictas, disociadas, cetogénicas, hiperprotéicas, hipocalóricas no equilibradas, ayuno intermitente… donde, por regla general, comemos menos cantidad de ciertos alimentos, nos saltamos muchas comidas y dejamos días sin ningún tipo de ingesta.

¿Qué provocan las dietas restrictivas?

Todo esto lo que provoca es un ahorro energético, dado que durante un tiempo el cuerpo ha ingerido una cantidad mínima de calorías, por lo que el cuerpo entra en modo “ahorro”, provocando una disminución del metabolismo para gastar lo menos posible y así lo poco que comamos será exprimido al máximo por nuestro cuerpo para obtener energía suficiente.

Esto explica porqué a veces disminuir las cantidades y eliminar alimentos durante un tiempo no es la solución a la pérdida de peso, y a veces deriva incluso en una ganancia, ya que en el momento que recuperemos el tamaño habitual de las comidas y la ingesta de ciertos alimentos que habíamos eliminado (normalmente suelen ser los hidratos de carbono) la probabilidad de aumentar de peso será muy alta.

Se altera la parte sensorial y emocional

Por otro lado, cuando hacemos dietas muy restrictivas se alteran las sensaciones del hambre y la saciedad. Otro de los efectos de este tipo de dietas más allá de la parte sensorial, es su efecto emocional y su efecto sobre el peso. Una bajada rápida de peso y las prohibiciones se asocian a posibles atracones o comer de forma compulsiva o con impulso, esta ingesta compulsiva puede llevar a generar un sentimiento de culpabilidad, frustración y malestar que puede desencadenar en más atracones, abandono o un ciclo de nueva restricción y a medio o largo plazo se produce incluso un efecto rebote.

Se estima que el 90-95% de las personas que hacen dietas estrictas para bajar de peso recuperan el peso perdido posteriormente.

¿Dieta o cambios de hábitos?

Por eso la clave está en no hacer “dieta” si no en hacer cambios de hábitos, tanto en la alimentación, en el ejercicio y en las emociones y de esta forma tendremos pérdida de peso pero manteniendo la salud.

¿Por qué aumenta nuestro cuerpo de peso?

Nuestro cuerpo cuando aumenta de peso es porque en el tejido adiposo (donde se almacena la grasa) ocurren dos cosas. Lo primero es que cuando se ingieren elevadas cantidades de calorías y esta se acumula en forma de grasa, el tamaño de la célula donde se guarda esta grasa (adipocitos) aumentan de tamaño para poder albergar el exceso, pero llega un momento en el que, si persiste el incremento de grasa, la célula no puede seguir creciendo y se divide, formándose un mayor número de adipocitos, que podrán seguir creciendo en tamaño y dividiéndose de forma indefinida. Si llegado ese punto se decide bajar de peso, una vez que los adipocitos se hayan dividido ya no hay vuelta atrás. Podremos perder peso, pero no disminuirá el número de adipocitos nuevos que se hayan creado.

Adipocito

Por eso las personas que han aumentado mucho de peso y/o han subido y bajado de peso varias veces tiene mayor dificultad para perder peso, pues su capacidad de almacenamiento de grasa es mayor (Griselda herrero martin,2019; Cristina Andrades Ramirez, 2019 arcopress.S.L…, 2019 Psiconutrición)

Acude a un profesional en nutrición y dietética

Por todo ello, es muy importante saber acudir a un profesional en nutrición y dietética en su debido momento para poder llevar a cabo de forma saludable y controlada los cambios de hábitos y no quedarnos como siempre con la frase, es que siempre estoy a “dieta”.

Artículos relacionados