Guías de compra

Aftas, llagas y úlceras bucales: los productos más efectivos

Aftas, llagas y úlceras bucales

Desde un picante plato de comida hasta un cepillado dental demasiado vigoroso, las razones detrás de las llagas en la boca son tan variadas como las soluciones disponibles para tratarlas. Pero, ¿qué productos realmente funcionan y cómo pueden ayudarnos a combatir estas molestias bucales?

Acompáñanos en este recorrido informativo sobre las aftas, llagas y úlceras bucales para descubrirlos.

Determinar la causa exacta de las llagas en la boca puede ser complicado, ya que existen múltiples factores que pueden desencadenarlas.

El estrés es uno de los más comunes. Las situaciones tensas y los periodos de ansiedad se correlacionan en muchas ocasiones con la aparición de estas pequeñas lesiones. Además, el trauma bucal, como morderse accidentalmente el interior de la mejilla o la lengua, también da lugar a la formación de una llaga.

Los alimentos, especialmente aquellos ácidos o picantes, son otros culpables habituales. Las personas que consumen cítricos, tomates o alimentos picantes tienen tendencia a desarrollar estas lesiones. De hecho, alimentos con bordes filosos como las tostadas o patatas fritas también pueden causar microtraumas que derivan en llagas. Además, algunos estudios sugieren que deficiencias nutricionales, como la falta de hierro, ácido fólico o vitamina B12, son igualmente factores contribuyentes.

Y, por si fueran pocas causas, en algunos casos, las hormonas también pueden ser responsables. Las mujeres, por ejemplo, notan un aumento en la aparición de llagas durante ciertas fases del ciclo menstrual.

Reconociendo las llagas en la boca

Las aftas son lesiones redondas u ovaladas, de color blanco o amarillo, rodeadas de un área roja inflamada. Por lo general, no son causadas por un virus y no son contagiosas. En cambio, otras úlceras bucales, como las causadas por el virus del herpes, pueden ser contagiosas y presentarse de manera diferente.

Volviendo a las heridas que provocan las aftas, estas suelen ser pequeñas y, aunque son inofensivas, el dolor que pueden causar es desproporcionado a su tamaño, sobre todo cuando se consumen alimentos salados, ácidos o picantes. Además, no es raro que en algunos casos se experimente una sensación de ardor o picazón antes de que aparezcan.

Más allá del dolor, otros síntomas (mucho menos frecuentes) que acompañan las llagan son la fiebre, la hinchazón de los ganglios y una sensación general de malestar.

Afortunadamente, la mayoría de las aftas desaparecen por sí solas en una o dos semanas. Sin embargo, si una llaga es excepcionalmente grande, dura más de dos semanas o está acompañada de síntomas graves, habrá que acudir al dentista para que la trate.

Colutorio para aftas, llagas y úlceras bucales

Tratamientos convencionales para las aftas bucales

A lo largo de los años, se han propuesto y utilizado varios tratamientos para las aftas. Estos van desde enjuagues bucales medicados hasta geles tópicos y remedios caseros. Si bien algunas personas encuentran alivio simplemente enjuagando su boca con una solución salina, otras pueden necesitar medicamentos con receta para tratar las llagas más persistentes o dolorosas.

Uno de los objetivos principales del tratamiento es reducir el dolor y la incomodidad. Para esto, los geles y pastas tópicas que contienen ingredientes como la benzocaína son muy útiles.

Otro objetivo es acelerar el proceso de curación. Por ello, algunos tratamientos tienen componentes antimicrobianos que sirven para prevenir la infección secundaria de las aftas. Aunque las aftas no son causadas por bacterias, una infección derivada de ellas puede prolongar la duración y exacerbar los síntomas.

Finalmente, habrá que evitar cualquier irritante potencial mientras la boca sana. Esto incluye abstenerse de comestibles picantes, ácidos o cualquier cosa que se haya identificado como un desencadenante personal de aftas.

Colutorio para aftas, llagas y úlceras bucales

¿Qué productos puedes encontrar en la farmacia para tratar las aftas bucales?

Desde nuestra experiencia en la farmacia, nos gustaría recomendar la línea de Bexident, que es una completísima gama de soluciones dirigidas a las molestas aftas bucales.

Colutorio para aftas y úlceras bucales

Bexident aftas colutorio bucal es un producto diseñado para abordar estas lesiones de manera directa. Formulado con ingredientes activos que alivian el dolor y fomentan la curación, este enjuague bucal debe ser usado después del cepillado para mantener un ambiente bucal limpio, reduciendo la posibilidad de infecciones secundarias y acelerando el proceso de curación.

ISDIN BEXIDENT AFTAS COLUTORIO BUCAL PROTECTOR 1 ENVASE 120 ML

14,50

Aftas y úlceras bucales
– Estomatitis aftosa recurrente
– Rozaduras o úlceras traumáticas causadas por ortodoncias o dentaduras postizas
– Pequeñas heridas bucales

Gel bucal para aftas y úlceras bucales

El Bexident aftas gel protector actúa como una barrera sobre la llaga, evitando que agentes externos, como alimentos o bacterias, irriten o infecten la lesión. Su aplicación directa sobre la llaga permite un alivio casi inmediato, protegiendo la zona y proporcionando condiciones óptimas para la curación.

ISDIN BEXIDENT AFTAS GEL BUCAL PROTECTOR 1 ENVASE 8 ML

13,95

Aftas y úlceras bucales

Estomatitis aftosa recurrente

Rozaduras o úlceras traumáticas causadas por ortodoncias o dentaduras postizas

– Pequeñas heridas bucales

Spray bucal para aftas y úlceras bucales

Por último, para aquellos en continuo movimiento o buscando una aplicación rápida y sin complicaciones, el Bexident aftas spray protector es la solución. Fácil de llevar en un bolso o mochila, este spray ofrece los mismos beneficios que el gel, pero en un formato que facilita su aplicación en cualquier momento y lugar.

ISDIN BEXIDENT AFTAS SPRAY BUCAL PROTECTOR 1 ENVASE 15 ML

13,95

Aftas y úlceras bucales

Estomatitis aftosa recurrente

Rozaduras o úlceras traumáticas causadas por ortodoncias o dentaduras postizas

– Pequeñas heridas bucales

Estos productos de Bexident no sólo ofrecen alivio, sino que también abordan, en cierto modo, la causa que hay detrás de las aftas, garantizando una recuperación más rápida y evitando así complicaciones.

¿Cómo prevenir la aparición de aftas y llagas en la boca?

La prevención es siempre el mejor tratamiento. Mantener una buena higiene bucal es fundamental; esto incluye un cepillado regular con una pasta de dientes suave y el uso de hilo dental. Además, es recomendable evitar los alimentos o bebidas que personalmente se hayan identificado como desencadenantes. Beber suficiente agua y mantener la boca hidratada también puede ayudar a prevenir la formación de llagas.

A nivel nutricional, asegurarse de tener una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales, especialmente vitamina B12, hierro y ácido fólico.

Finalmente, dado que, como hemos comentado al principio, el estrés es un factor desencadenante conocido, encontrar maneras de gestionarlo, ya sea a través de técnicas de relajación, ejercicio o hobbies, puede ser beneficioso en la prevención de estas molestas lesiones bucales.

Si te ha gustado, déjanos tu puntuación
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *